Campeonato de España 2013


RESULTADOS

Resultados oficiales PDGA


CRÓNICA DEL CAMPEONATO (por Carlos Río)

Tras meses de preparación con los responsables del Disc Golf Club Oviedo, el miércoles 18 de septiembre me puse en camino a la capital asturiana para terminar las pocas cosas que quedaban por hacer y tener todo preparado para la reunión de jugadores del viernes 27 de septiembre.

La primera etapa fue de carácter turístico. Actué de cicerone para Stig y Torleiv, mis amigos noruegos que me habían acompañado a Oviedo para probar los campos y conocer Asturias. Tras un viaje un poco ajetreado donde nos olvidamos mi ordenador en un coche de alquiler, el resto funcionó a la perfección. Con un tiempo de ensueño, sol y 24 grados todos los días, Stig y Torleiv disfrutaron de las fiestas de la ciudad de Oviedo y de sus campos de discgolf. Entrenamos con los jugadores del DGCO, probamos la gastronomía asturiana y disfrutamos a tope del clima. Una de las tarde pudimos incluso disfrutar del campo de Purificación Tomás en compañía de Tim y Bill, un par de tejanos que ya habían visitado los campos con anterioridad, y que se acercaron a Oviedo por un par de días. Esa tarde, Noruega, España y USA compitieron amigablemente y compartieron risas hasta al atardecer.

El sábado 21 cargamos el coche de alquiler pusimos rumbo a Bilbao, donde Stig y Torleiv tomarían su vuelo de vuelta a Oslo y donde yo recuperaría mi ordenador. Tras una parada en Llanes donde dimos una vuelta por el pueblo de Andrín, a mediodía ya estábamos en Bilbao. Un par de horas más tarde cogía el ALSA de vuelta a Oviedo. Había finalizado la etapa turística de mi viaje y comenzaba la etapa de trabajo.

El domingo 22 Iván, Lucas y yo viajamos a Santiago para jugar al ultimate con los equipos de Santiago y La Coruña y de paso presentar un poco el deporte del discgolf. Fue una tarde muy calurosa (32 grados) y soleada, pero muy interesante. Los jugadores de ambos equipos toman su deporte muy en serio y muchos de ellos son verdaderos fanáticos del deporte del frisbee. Ya tenemos preparadas actividades para mi siguiente viaje a España y tengo ganas de visitar a este gente que tanta inspiración y ganas de compartir conocimientos generan en mi.


El lunes 23, ya de vuelta en Oviedo, Carmen, Raúl, Javier y yo seguimos con la preparación de los últimos detalles del torneo. Esta tarde controlamos la parte económica del evento y recogimos la información que nos faltaba de algunos de los participantes.

El martes 24 trajo más de lo mismo. Empezamos a marcar los campos, a preparar los obligatorios y las líneas OB, y a controlar las canastas y las salidas. Raúl terminó el nuevo diseño de las señales de los hoyos y encargó su impresión. Yo por mi parte hablé con el jefe de Parques y Jardines para agradecerle su ayuda y recordarle que los campos tendrían que estar en condiciones para el campeonato. Su respuesta fue positiva como siempre, y cuando llegó el viernes los campos estaban a la perfección, con la hierba como un green de un campo de golf, y libres de todo tipo de obstáculos. La tarde de martes la utilizamos para revisar la traducción del reglamento de la PDGA y el manual de competición. Empezamos al atardecer en un merendero y terminamos en el apartamento de Iván, que no solo nos dio la oportunidad de terminar el trabajo en su casa, sino que además contribuyó a la traducción. Así es la gente asturiana del discgolf, hospitalaria y siempre con ganas de ayudar a lo que sea. Esa noche nos fuimos a casa a la una de la madrugada. Un día muy largo.

El miércoles 25 los chicos de CRK Sport nos fuimos de viaje a León para preparar un par de cosas, pero por la tarde ya estábamos de vuelta en Oviedo para dar una charla sobre el discgolf y el campeonato de España en el club de prensa de La Nueva España. Muy arropados por los del club explicamos, en detalle la naturaleza de nuestro maravilloso deporte y terminamos la tarde con una cena en un restaurante cercano.

El jueves 26 marcamos el resto de los obligatorios en ambos campos y probamos todos los hoyos.


El viernes 27 controlamos los carteles de todos los hoyos y dimos una ultima vuelta por ambos campos. A las ocho de la tarde tuvimos la reunión de jugadores en el local de la Federación Asturiana de Montañismo (gracias por dejarnos la instalación) en el Parque de Invierno. Repartimos el kit de jugadores, repasamos los campos y explicamos las reglas más importantes. Este fue otro día muy largo para los que organizamos el evento.

El pronostico meteorológico para el fin de semana era terrible. Tormentas, lluvia y viento en toda la península. El sábado a las 08:30 ya estábamos Lucas y yo en el campo y vimos que había llovido. Controlamos los hoyos y nos dedicamos a calentar. El cielo aclaraba cada vez a medida que se acercaba la hora de la salida. Cuando lo bocina indicaba el comienzo del torneo, ya hacía sol. Todo un lujo.

La primera ronda en Pura transcurrió sin problemas organizativos, aunque con mucha mala suerte para algunos de los jugadores. Un ejemplo de esto es Víctor, que en el hoyo 5 y 6 se pasó un buen rato subiendo y bajando la colina alrededor de las canastas. Lo más increíble es que, a pesar de toda la mala suerte, el se lo tomó muy deportivamente y nunca se quejó de nada, cosa que no suele suceder en muchos de los circuitos donde los jugadores no paran de quejarse de todo. Las chicas y los juveniles, por su lado, empezaron en Parque de Invierno y allí también funcionó todo a la perfección bajo la sabia supervisión de Carmen.

Los resultados en el Abierto fueron los esperados. Un servidor en cabeza, con Luis en segunda posición e Iván y León en posiciones de final. En Grand Master Pedro por delante de José Luis, Eduardo y Patxo. En Juvenil Carlos por delante de Lucas. La única pequeña sorpresa a esta altura del torneo surgía en Féminas donde Sofía se ponía por delante de la favorita Aida.

Tras un almuerzo relajado y sin prisas, los grupos cambiaron de escenario. Féminas y Juveniles a Pura, y Abierto y Grand Master a Parque de Invierno.
Pura fue muy duro con las chicas y los juveniles, y creo que al final agradecieron que solo jugaran una ronda en ese campo. Para nosotros y los “viejecitos” fue una tarde perfecta, soleada, calurosa y en un campo permisivo y en perfectas condiciones.

Los resultados tras el primer día de juego nos dejaron un par de sorpresas más: en Juveniles Lucas se había colocado por delante de Carlos, y en Féminas Sofía había aumentado su ventaja con respecto a Aida. En las otras categorías los favoritos seguían dominando.
Tras ducha y cambio de indumentaria nos fuimos todos al “Boca a boca” para ingerir la cena incluida en el kit de jugadores. Fue una noche muy bonita donde tuvimos la oportunidad de compartir tiempo con jugadores de otros lugares e intercambiar impresiones. Personalmente tuve la suerte de hablar con Marta y Víctor de Madrid, una pareja llena de energía y sin duda un buen complemento al grupo de discgolfistas españoles. También hable un ratito con las líderes de la categoría femenina, Sofía y Aida, dos jovencitas llenas de talento y buen rollo. En esta amena velada sobró comida, bebida y buen ambiente.

El domingo a las ocho y media Lucas y yo ya estábamos controlando el campo de Pura. El tiempo siguió respetando el torneo y salvo por el viento que se levantó a medio día, el día fue muy bonito y la lluvia brilló por su ausencia. A las diez ya estábamos jugando la tercera ronda. Esta es la ronda en la que los jugadores se juegan el puesto en la final y suelen pasar muchas cosas. En el Abierto Veremundo demostró su clase consiguiendo el tercer mejor parcial de la ronda asegurando la quinta plaza. Iván logró escaparse un poco más de León y yo conseguí alejarme un poquito más de Luis. En Grand Master Pedro siguió alejándose del resto de pelotón. En Parque de Invierno las cosas volvieron a la normalidad y tanto Aida como Carlos recuperaron el liderato en sus categorías.
El almuerzo del domingo fue un poco más corto, esto para ahorrar tiempo y permitir que la gente que tenía que volver a otras ciudades no tuvieran que salir demasiado tarde. Las finales se jugaron simultáneamente en todas las categorías, pero los Sub-13 empezaron media hora antes al ser más jóvenes y necesitar más tiempo para completar los nueve hoyos. Estos jovencitos realizaron el recorrido en tiempo record bajo la supervisión de Juan Benedet, curtido en mil batallas durante el pasado invierno.
El fuerte viento redujo desgraciadamente el nivel de juego de las finales y forzó a los discgolfistas a jugar con menos espectacularidad. Si a eso se le añade que los podios ya estaban más o menos decididos tras la tercera ronda, el nervio brilló por su ausencia. A pesar de todo el público pudo ver buen juego en todas las categorías.

La ceremonia de trofeos fue muy divertida, con Raúl en plena forma como maestro de ceremonias. Después llegó el momento de las despedidas, y aunque todo el mundo estaba muy contento y se dirigían a sus ciudades alegres y satisfechos, fue triste despedirse. Muchos ya hablaban del campeonato del 2014, y yo comenté que mi objetivo es celebrarlo en otro sitio y en un campo de 18 hoyos. Tenemos un año para hacerlo realidad.

Yo he vuelto a Oslo con muy buen sabor de boca. El discgolf está creciendo en España, cada vez aparece más gente que juega en otras comunidades y aunque todavía hay pocos jugadores y campos, estoy seguro de que nuestro deporte está creciendo. El proyecto en Oviedo ha sido un éxito y el Ayuntamiento está muy contento con el resultado. El campeonato de España ha funcionado a la perfección, ha sido el punto de encuentro para jugadores de todo el país, ha generado afición, ha servido de vehículo para enseñar nuestro deporte y un éxito deportivamente hablando. Todos se van de Oviedo con ganas de jugar y pensando en el campeonato del año que viene. Perfecto.

Si alguien hace año y medio me dice que viviría todo esto, les hubiera dicho que estaban locos. Este torneo demuestra que los sueños pueden ser realizables.

Para finalizar desearía felicitar a todos los participantes, y en especial a los cinco flamantes campeones de España: Aida (Féminas), Carlos R (Abierto), Carlos F(S19), Pedro (Grand Master) y Pelayo (S13). Los jóvenes representan nuestro futuro, nosotros los mayores viviremos para siempre en la historia del discgolf español.

También quiero dar las gracias a Carmen, Javier, Raúl y Lucas por sus muchas horas de trabajo con el torneo, al departamento de Parques y Jardines del Ayto. de Oviedo por prepararnos y mantenernos los campos a la perfección, y a todos los patrocinadores: La Caixa, Caja Rural, CajAstur, Denominación de Origen Cabrales,  MMR, la Federación de Deportes de montaña, escalada y senderismo y Global Suministros Topográficos.

 

Se han cerrado los comentarios