Estabilidad del vuelo

La estabilidad de un disco (o del vuelo de un disco) nos indica cómo es la inclinación del planeo del disco en la parte inicial del vuelo.

En la parte inicial del vuelo, y debido al giro del disco, este tiende a girarse (o volcarse) hacia el lado en el que el brazo acaba el movimiento. La agresividad con este giro se produce viene indicada en la carta de vuelo por el ‘giro – turn’.

Atendiendo a este giro, podemos definir los discos como estables, superestables o subestables:


Supraestable o Superestable (overstable):
Su trayectoria se mueve de derecha a izquierda. El disco normalmente le costará volar recto pero se empezará a volcar hacia la izquierda sin mantener mucho la estabilidad recta inicial. El dibujo del vuelo se asemeja a una curva suave con forma C invertida. Cuanto más trabajo le cueste ponerse plano al inicio del vuelo, más supraestable. Estos discos presentan un
 ‘turn’ de 1,5 a 0.

– Estable (stable):
Su aterrizaje respondería a una trayectoria más o menos recta, aunque su vuelo dibuje una S invertida muy sutil (azul en el esquema). Se pondrá plano al inicio del vuelo volcándose levemente hacia la derecha, luego caerá hacia la izquierda.  Estos discos suelen tener un
 ‘turn’ de 0 a -1 o -2.

– Subestable (understable):
Su trayectoria se mueve de izquierda a derecha. Estos discos se vuelcan (giran) hacia la derecha con mucha facilidad y casi sin esfuerzo en la parte inicial del vuelo. Después girarán hacia la izquierda para caer Su trayectoria dibuja una S invertida muy marcada. Cuanto más a la derecha se vuelque, más subestable será. Estos discos suelen tener un
 ‘turn’ de -2 a -5.


La descripción de las trayectorias está basada en el lanzamiento de revés de un diestro. Para un jugador zurdo la trayectoria sería simétrica respecto del eje que dibuja la dirección del lanzamiento.

Además de esto, la habilidad del lanzador convierte los discos en más understables (tienden a volcarse hacia la derecha más), debido a la mayor facilidad de imprimir la velocidad adecuada y de otorgar más revoluciones a la rotación del disco. Con ello, si comparásemos las trayectorias de los mismos discos yendo de más overstables a más understables, podríamos dibujar las siguientes trayectorias:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *